WE WILL LOSE GRACEFULLY

Jupiter Lion

Referencia: BC.331
Fecha de lanzamiento : 25 julio, 2018
Formato: LP

De la unión de los DJs Sais y Gonzo in Vegas (el primero encargándose aquí de sintetizadores, voces y programación, el segundo de las baterías), y el guitarrista de Betunizer (además de conspirador en otros mil y un proyectos de interés como La Orquesta del Caballo Ganador), José Guerrero, ahora realizando las funciones de bajista, surgió en 2011 Jupiter Lion. Tan solo un año más tarde publicaron su primer artefacto sonoro, álbum de título homónimo en el que el trío valenciano se (y nos) teletransportaba a la Alemania de la década de los años 1970, para explorar los confines de la percepción emulando a profetas del krautrock como Can, Neu! y los padrinos de la música electrónica Kraftwerk.

Influencias, a las que podríamos sumar el post-punk más lacerante, el post- hardcore más experimental y el jazz en su estado más libre, que asimilaban y adaptaban a su propia personalidad. Aquello sonaba alucinante. Sobre esos mismos preceptos creativos dieron vida en 2014 a su segundo largo, el sobresaliente Brighter. Y a partir de esas mismas ideas han dado vida a los siete cortes que conforman We Will Lose Gracefully.

Rompiendo con cuatro años de silencio creativo, Jupiter Lion no solo han reseguido la senda iniciada en sus dos anteriores referencias, sino que han elevado al cubo la excelencia de su propuesta. Con We Will Lose Gracefully el trío levantino emprende un hipnótico trip del que no quieres despertarte jamás, una aventura lisérgica que te engulle en una espiral sónica de la que no quieres salir nunca. Algo así como una odisea homérica a la dimensión desconocida, o un encuentro en la tercera fase siguiendo una cadencia “ostinato”. Un sobresaliente estudio de la experimentación que termina por sobrepasar cualquier control que podamos tener sobre la experiencia sensitiva. Asombroso catálogo de estructuras monolíticas que se inicia con ese asfixiante grito a la desobediencia que es «Rebellion», nómina cantos mántricos que van creciendo como ondas expansivas circunvalando por los lindes más tentadores del sonido hasta acabar explotando en los últimos compases del tema con el que se cierra el álbum y le da título.