Punk y paternidad (II): Artur Estrada, Ramon Faura, José M. González Viejo y Jordi Llansamà

He aquí la segunda parte de nuestra serie sobre punk-rockers con hijos. Afortunadamente, se acabaron las confesiones de diván y la desmedida autorreferencialidad. A partir de ahora, los protagonistas son otros.

Como ya explicaba en la primera parte, en próximas entregas iremos publicando las entrevistas que hemos recibido de gente de un entorno underground y amateur, gente que ha conseguido seguir siendo otras muchas cosas aparte de padres: músicos, editores, o escritores. Personas que además también dan bibes, limpian cacas, chutan pelotas y juegan a Lego.

Y aquí seguimos: tratando de comprender la paternidad en relación con el underground y otras cosas que importan. Y esperando que este artículo sirva para que la gente tenga hijos o no los tenga, pero que al menos lo hagan con conocimiento de causa.

Puedes leer la primera parte aquí


Artur Estrada, programador de la sala Heliogàbal y cantante y guitarrista de Nueva Vulcano. Ex-miembro del grupo Aina.

Artur_Estrada

¿Cuántos años tienes actualmente?

40.

¿Qué edad tenías cuando tuviste a tus hijas?

35 y 38.

¿En qué dirías que ha cambiado tu vida desde que eres padre?

Ahora me duele a menudo la espalda. Las cervicales.

¿Te imaginabas así lo de tener hijos o tenías una idea totalmente equivocada de lo que iba a ser?

Es todo bastante inimaginable, tanto lo bueno como lo malo.

¿Notaste algún tipo de presión por parte de la sociedad para que tuvieras hijos o fue una decisión totalmente libre? 

No creo que siga las imposiciones de la sociedad, si no no escucharía tanto a los Guided by Voices ni sería del Espanyol. En mi caso el empeño y el empuje vinieron de la madre que las parió.

¿Cómo ha afectado este hecho a tu relación con el mundo cultural y musical (como creador y como consumidor) desde que has tenido descendencia? ¿Ha afectado a tu producción creativa? ¿Y a la cantidad de música que escuchas, el número de libros que lees y las películas que ves?  

Requiere más disciplina. Si tocas en un grupo con otras personas tienes que organizarte un poco y tener el apoyo de tu gente. También quizás haga que aproveches más el tiempo cuando ensayas, hay menos pajareo. Se va menos a conciertos y se ven más series.

¿Has notado algún cambio al respecto de la relación que tienes con la gente que no tiene hijos, especialmente en el ambiente cultural en el que te mueves?

Lógicamente te relacionas más con gente que tiene hijos, porque observas que entre ellos los niños se lo pasan mejor.

¿Compartes de alguna manera con tus retoños tu pasión hacia la música y la cultura?

Claro, “let it goooooooooo, let it gooooooooooooooo!”.

¿Han variado tus planes de futuro desde que tienes hijos/as? Me refiero tanto a la vida en general como en relación a tus pasiones y a tu producción creativa.

Nunca he sido de hacer planes de futuro, aunque de vivir de ilusiones sí, mucho. Ahora hemos empezado a hacer otro disco con Wences y pienso que las canciones serán buenas y que sabremos contar las cosas. “Son ilusiones”, como dice la canción.

¿Recomendarías a la gente creativa que tuviera hijos/as? ¿Por qué?

Hombre, recomendar, recomendar se recomienda una canción, un libro o un restaurante… Pero bueno, en general, a un amigo, en un bar al final del día, en medio de una conversación emotiva, se lo recomendaría fijo. Independientemente de si es creativo o no. De hecho tener hijos es una cosa que te obliga a ser creativo constantemente, pienso, así para concluir la interviú.

.


José M. González Viejo, ex- miembro del grupo TCR. Miembro activo de los grupos Los Urogallos y Los Ginkas.

José-M.-González-Viejo

¿Cuántos años tienes actualmente?

45.

¿Qué edad tenías cuando tuviste a tu hijo?

38.

¿En qué dirías que ha cambiado tu vida desde que eres padre?

Cambia todo bastante. Te debes esforzar todo el tiempo para dar un ejemplo más o menos decente. Te obliga a ser un poco más sociable, cosa que tampoco va mal. En cierta manera vas por la vida traicionándote constantemente, pero bueno, se acepta ya que es por una buena causa.

¿Te imaginabas así lo de tener hijos o tenías una idea totalmente equivocada de lo que iba a ser?

La sensación general con las previsiones es de haberse quedado muy corto tanto en lo bueno como en lo menos bueno.

¿Notaste algún tipo de presión por parte de la sociedad para que tuvieras hijos o fue una decisión totalmente libre? 

No, en absoluto, ninguna presión. Nos lo buscamos nosotros solitos.

¿Cómo ha afectado este hecho a tu relación con el mundo cultural y musical (como creador y como consumidor) desde que has tenido descendencia? ¿Ha afectado a tu producción creativa? ¿Y a la cantidad de música que escuchas, el número de libros que lees y las películas que ves?  

Sí, está claro. Con un curro de 8 horas y con un hijo hay que aparcar cosas, o como se quiera decir. El consumo de música no se ha resentido, pero sí el de lectura y pelis porque no doy de mí. Eso que hace la gente de ver series y demás, de momento, como que no…

¿Has notado algún cambio al respecto de la relación que tienes con la gente que no tiene hijos, especialmente en el ambiente cultural en el que te mueves?

Del ambientillo estoy completamente out, pero esto ya no sé si es por la paternidad o por la edad… Respecto a la relación con gente sin críos, lo cierto es que los ritmos son completamente diferentes. Seguimos quedando para tocar y grabar y tal, pero ya no salimos tanto por la noche. Ya se sabe: resaca más niño es igual a muerte.

¿Compartes de alguna manera con tus retoños tu pasión hacia la música y la cultura?

Nunca hemos tenido que ponerle discos para niños ni nada de eso. Dentro de un orden, escucha lo mismo que nosotros sin problemas. Es muy fan de Los Ginkas y de Teenage Fanclub.

¿Han variado tus planes de futuro desde que tienes hijos/as? Me refiero tanto a la vida en general como en relación a tus pasiones y a tu producción creativa.

Se puede decir que el niño es una especie de culminación de antiguos planes de futuro. Ahora vamos día a día sin mirar demasiado lejos. Cuando crezca un poco ya veremos. Respecto al ritmo creativo, tampoco se puede decir que fuera estajanovista, así que no hay queja.

¿Recomendarías a la gente creativa que tuviera hijos/as? ¿Por qué?

Por supuesto, lo único que puede acabar con una mente creativa es el maldito trabajo, lo demás siempre suma.

.


Ramon Faura, YAK42, Versailles, doctor en Història de l’Arquitectura, ex-Le Petit Ramon, ex-MÄCHO, ex-Azucarillo Kings, ex-Interrogantes.

Ramon_Faura

¿Cuántos años tienes actualmente?

46.

¿Qué edad tenías cuando tuviste a tu hijo?

38.

¿En qué dirías que ha cambiado tu vida desde que eres padre?

Me he convertido en un fascista doméstico.

¿Te imaginabas así lo de tener hijos o tenías una idea totalmente equivocada de lo que iba a ser?

No tenía ni idea. Cualquier previsión estuvo mal calculada. Para lo bueno y para lo malo.

¿Notaste algún tipo de presión por parte de la sociedad para que tuvieras hijos o fue una decisión totalmente libre? 

No, la verdad es que para nada.

¿Cómo ha afectado este hecho a tu relación con el mundo cultural y musical (como creador y como consumidor) desde que has tenido descendencia? ¿Ha afectado a tu producción creativa? ¿Y a la cantidad de música que escuchas, el número de libros que lees y las películas que ves?  

A ese nivel no he perdido demasiado. Al menos no por ser padre. Al revés, he incorporado nuevas referencias, para mi ahora indispensables, como Bob Esponja o The Current Show. En cuanto a la creatividad y esas cosas, tampoco ha interferido, al revés, es bastante inspirador.

¿Has notado algún cambio al respecto de la relación que tienes con la gente que no tiene hijos, especialmente en el ambiente cultural en el que te mueves?

No, la verdad es que no.

¿Compartes de alguna manera con tus retoños tu pasión hacia la música y la cultura?

Eso intento. En la música no he tenido demasiado éxito. Va escogiendo sus cosas. Sólo tengo éxito cuando le pongo música en idiomas que él entiende. Por ejemplo, he logrado que le gusten Sólo los Solo y la Mala Rodríguez, pero no los Kinks o los 13th Floor Elevators. En cuanto a libros, estamos en la fase super héroes. Sí le he pasado mi fascinación por el Terror. Nic se zampa cada animalada… que da miedo. Ahí, con sus ocho añitos, ya me gana.

¿Han variado tus planes de futuro desde que tienes hijos/as? Me refiero tanto a la vida en general como en relación a tus pasiones y a tu producción creativa.

Han variado, pero no por el hecho de tener un hijo, sino por vivir en un país que es barbarie pura y que está secuestrado por una mafia insensible a lo cultural.

¿Recomendarías a la gente creativa que tuviera hijos/as? ¿Por qué?

Sí. Es la mejor manera de de dejar de ser un gilipollas. Lo de la juventud de espíritu, eterna y tal es una idiotez. Lo que se perpetúa es la tontería, el ensimismamiento y el egocentrismo. Cada uno tiene sus procesos, claro; hay gente sin hijos muy digna; pero para mí, ser padre dignifica el envejecimiento; aprendes a pensar en el otro, dejas de ser una rata.

.


Jordi Llansamà, jefe supremo del sello independiente barcelonés BCore Disc y ex-bajista del grupo 24 Ideas.

Jordi_BCblog

¿Cuántos años tienes actualmente?

48.

¿Qué edad tenías cuando tuviste a tu hija?

42.

¿En qué dirías que ha cambiado tu vida desde que eres padre?

En lo afectivo, entiendes muchas cosas que no entendías sobre tus padres. Y piensas: ya me puedo ir calzando. En lo general, ha afectado a mi tiempo libre. Directamente: no dispongo de tiempo libre.

¿Te imaginabas así lo de tener hijos o tenías una idea totalmente equivocada de lo que iba a ser?

No me imaginaba nada. Nunca había fantaseado con ello. Creo que estoy metido de lleno en ello y aún no me lo he planteado. Pero me pongo tierno cuando encuentro algún paralelismo con mi infancia y la manera de hacer de mis padres.

¿Notaste algún tipo de presión por parte de la sociedad para que tuvieras hijos o fue una decisión totalmente libre? 

Yo fui padre a los 42, así que si tuve algún tipo de presión por parte de la sociedad me la sudó bastante. La presión la recibí por parte de mi pareja, Neus, a la que le agradezco el empujoncito.

¿Cómo ha afectado este hecho a tu relación con el mundo cultural y musical (como creador y como consumidor) desde que has tenido descendencia? ¿Ha afectado a tu producción creativa? ¿Y a la cantidad de música que escuchas, el número de libros que lees y las películas que ves?  

Ha afectado a mi tiempo libre, a mi tiempo de vagabundear, a mis pájaras, y al divagar. A la máxima de guiarte por tus sentidos básicos, al “tengo hambre como” y al “tengo sueño duermo”. Al dolce far niente. Y eso afecta directamente a tener menos tiempo para escuchar música, leer libros, ir a conciertos. O a pasar tiempo con mis amigos en bares de dudosa reputación, que es donde se han gestado los momentos más creativos de mi vida. Ahora para ver una película tengo que robarle tiempo al sueño.

¿Has notado algún cambio al respecto de la relación que tienes con la gente que no tiene hijos, especialmente en el ambiente cultural en el que te mueves?

Sí, que ya no juegas en su misma liga. Que son privilegiados ocasionales. Entonces te das cuenta de que buscas desesperadamente otros padres con los que tengas algún vínculo y que también tengan hijos, para juntar a los retoños y que se aticen entre ellos mientras te dejen un espacio para saborear una caña.

¿Compartes de alguna manera con tus retoños tu pasión hacia la música y la cultura?

Sí, aunque para nada he intentado inculcarle un estilo concreto o pretender que le guste el punk. Pero sí suelo comentarle cosas sobre canciones o hacerle ver el lado divertido y pasional de la música. Con cosas más generalistas como el ritmo, diferenciar instrumentos… No quiero ser un talibán con ella.

¿Han variado tus planes de futuro desde que tienes hijos/as? Me refiero tanto a la vida en general como en relación a tus pasiones y a tu producción creativa.

Mis pasiones no han variado. Y tengo la suerte de tener como trabajo la producción creativa. Así que ese aspecto sigo bastante activo. Pero si algún tipo de plan se ha alterado, es más por cosas de la edad, que sumadas al ser padre hacen que te apalanques más y busques de tanto en cuanto un poco de tranquilidad y sosiego.

¿Recomendarías a la gente creativa que tuviera hijos/as? ¿Por qué?

Esto vale para los creativos y para los no creativos. Olvídate de tu tiempo libre. Soy bastante neutral en esto. Como todas las cosas en la vida, tanto ser padre como no serlo, tiene sus recompensas. Cada uno que haga lo que pueda.

Fotografía de portada: Un padre alimenta a su hija directamente de la botella. (Getty Images / 1950)


Uri Amat (Barcelona, 1973)

ull_URILleva pisando estos campos del Señor desde hace más de 40 años. Su larga “militancia” en el underground empieza en su pre-adolescencia, cuando empieza a editar fanzines con su hermano mayor bajo los nombres más estrafalarios: Rowed Out!, Hangover y La Escuela Moderna son algunos de ellos. También ha estado implicado en otras publicaciones en las que, incomprensiblemente, le han dejado colaborar: la revista de tendencias AB, el fanzine Absolut de BCore y su posterior encarnación digital o el blog Gent Normal, entre otros. Nunca le han pagado ni un céntimo por ninguno de sus artículos o entrevistas. Pero como decimos en catalán: “ací caic, allà m’alço”.

Actualmente se dedica, cuando sus retoños se lo permiten, a ir a trabajar en bicicleta, visitar bibliotecas y beber en bares de viejos. Éstas (bicis, bares y bibliotecas) son las tres “B” básicas de la ciudad utópica fourierista en la que ingenuamente cree vivir hoy en día, mientras a su alrededor todo se derrumba.