Entrevista: Runa publica “Rito estacional”

Por fin ha salido el disco de Runa, el sobrecogedor Rito estacional, un disco que me flipó desde la primera vez que lo escuché ¿Y cómo no iba a hacerlo? Ya dije en otro momento que este disco estaba destinado a ser un clásico del punk cantado en castellano, pero es que además también parece estar hecho a mi medida: mala leche punk con oscuridad post, Oi evolucionado, Matadero cinco, “sonido Azores”… Tenía que entrevistar a estos pavos: todo el mundo tenía que conocerlos y escucharlos. [Ahora iba a hacer la gran introducción y explicaros mil cosas sobre grupo y disco pero ya lo hice en la hoja de prensa, así que prefiero dejaros con ellos y las cosas que me contaron pre y post edición del disco]. Acordaros de apoyar a grupo y sello comprando el disco aquí (donde también encontraréis su primer disco autoeditado) y luego me contáis. Sin más intro ni pollas os dejo con RUNA:

El BCuestionario estándar:

¿Cuándo os formasteis y quiénes sois? ¿Tenéis algún proyecto anterior o paralelo?
La banda se formó en 2014. Kike (guitarra) y yo (Carlo, bajo y voz) tocábamos juntos en Los Tiki Phantoms, yo lo dejé en 2011 y Kike en 2014. Como teníamos ganas de volver a tocar juntos decidimos empezar este proyecto. Necesitábamos un batería y apuntamos alto, teníamos al Llubet (ex Vórtice, Mono, Segunda Apnea y un largo etc) entre ceja y ceja, lo conocíamos de hacía ya tiempo y nos flipaba así que preguntamos ¡y coló! Actualmente Kike, además de Runa, toca en Surfin Burritos y Llubet en Böira y, desde hace poco, en Moksha. Yo me dedico a esta banda exclusivamente.

¿Por qué tocáis en un grupo?
Porque no podemos no hacerlo.. a estas alturas ya está claro que es una cuestión de amor al arte!!

¿Tenéis otras actividades artísticas?
Yo soy tatuador, también hago ilustraciones y me pinto cuadritos cuando me sobra algo de tiempo.

Decidnos 3 bandas con las que os sentís identificados musicalmente:
Esta pregunta es complicada. La premisa principal en esta banda era la de intentar sonar a nosotros, el ejercicio de estilo no fue nunca nuestro objetivo así que no puedo dar una respuesta directa. Nuestras influencias son muy variadas, muchísimo. La gente al escucharnos ha dicho de todo, desde “un mix entre Gabinete Caligari con Fugazi”(mi preferido, no consigo ni imaginármelo) a “Replacements con los Clash” a “Peter and theTest Tube Babies” o a “Beastmilk”. Te diré 3 bandas que han estado presentes en algún que otro momento durante los ensayos: Estranged, Sadies y Wire. Aunque no creo que sonemos a ninguna de las tres PARA NADA, al menos no intencionadamente. El resto de miembros de Runa tampoco son capaces de responder con claridad a esta pregunta, se aceptan sugerencias. Eso sí, me siento identificado con el “espíritu” de los Damned. Cada disco es de su madre y de su padre pero todos suenan a ellos mismos… lamentablemente no sonamos como ellos.

Descubridnos dos bandas nacionales y dos internacionales que creáis que es interesante seguirles la pista:
Nacionales: STA y Pistones. Aunque estos últimos no tengan ya mucha pista por seguir siempre es una alegría descubrirle a alguien su Lp “Persecución”. A mi me lo descubrió Kike hace no mucho (si, se me había escapado) y me flipa.
Internacionales: Forgetters (no me cansaré de decirlo, puede que no entre a la primera pero vale la pena insistir) y Cult of youth (los 3 discos editados con Sacred Bones son brutales, mi gran alegría de los últimos años).

Decidnos algún “guilty pleasure” musical. Por ejemplo: Nos gusta Céline Dion.
Sé, de buena tinta, que Kike tiene algún disco por ahí de Rick Astley, aunque en líneas generales se puede decir que su buen gusto musical no tiene fisuras. Lo de Llubet ya es más escandaloso, escucha a Bruno Mars sin pestañear. Quiero creer que él aprecia detalles que al resto de mortales se nos escapan. Probablemente la palma me la llevo yo que puedo disfrutar del primer disco de La Unión ¡y, además, recomendarlo! Hasta el segundo de Coldplay me mola y, joder, me pillé el Madman across the river  de Elton John hace poco. ¡No tengo vergüenza!

En realidad, a mi me da que el impacto que tiene un sponsor sobre una banda es casi tan escaso como el que tiene la banda sobre la promoción de la marca que la esponsoriza. A la banda le sirve para vacilar y “sobredimensionarse” y, la verdad, no tengo ni puta idea de que cojones saca una marca dándole zapatillas o mochilas o pantalones o loquesea a una banda independiente

¿Qué opináis del binomio marcas y música?
¿Te refieres a los sponsors? Hemos tenido experiencia con eso los tres en bandas anteriores. Como estoy contestando yo, hablaré por mí. En realidad, a mi me da que el impacto que tiene un sponsor sobre una banda es casi tan escaso como el que tiene la banda sobre la promoción de la marca que la esponsoriza. A la banda le sirve para vacilar y “sobredimensionarse” (el teclado no me permite escoger el tamaño de las comillas, deberían ser enormes) y, la verdad, no tengo ni puta idea de que cojones saca una marca dándole zapatillas o mochilas o pantalones o loquesea a una banda independiente. Si una marca esponsoriza a shakira pues vale, tiene un sentido, están todos en el mismo barco. Pero a una banda pequeña?? No sé, a mi me parece una paja y ya. Todo esto sin entrar en discursos ético-filosóficos, que si nos ponemos con eso no terminamos. En general, con Runa preferiría pasar del tema. Aunque claro, si viene Fender y me da un bajo pues igual me lo pienso. Al final va a ser verdad que todos tenemos un precio, ¡qué asco!

¿Vuestro grupo está comprometido social o políticamente? ¿Cómo?
Estamos comprometidos con la idea de ser personas decentes que intentan ser respetuosos con los demás, que intentan ser autocríticos y crecer a nivel personal; con la idea de aprender a aceptar que solo somos seres humanos, sin más, igual de maravillosos y fascinantes que una patata, una jirafa o un árbol; comprometidos con la idea de intentar sanar y sanarnos de ese mal que lleva siglos azotandonos: el delirio de grandeza desmedido!
Somos una anomalía fugaz en el tejido del universo, como un tumorcito minúsculo e insignificante que no va a matar a nadie! supongo que se debe tratar de decidir si queremos ser un tumor benigno y seguir con lo nuestro o ser maligno y esperar que el universo nos extirpe a golpe de meteorito o cataclismo climático o lo que sea. Todo lo demás viene después.. o tal vez antes, para distraerse y no tener que liarse la cabeza con todas estas tonterías. Es todo muy confuso, ¿no? ¿Cuándo era que venía el comercial de fender??

¿Compráis discos habitualmente (y en qué formato) o solo escucháis música online (en qué plataformas)?
¡Siempre que nos es posible!! Vinilo por supuesto, desde pequeños. Kike y Llubet usan también Spotify, yo lo tuve pero era un poco overwhelming y me lo quité.

¿Creéis en la autogestión? ¿Os gusta gestionar directamente las actividades del grupo (ediciones, conciertos, etc.) o preferís delegarlo en managers, discográficas, agentes de booking?
El primer disco de Runa fue una autoedición. Lo disfrutamos un montón, hicimos una seríe limitada de cien copias con portada serigrafiada y galletas hechas con sellos (cada una era diferente). El problema vino después con la distribución y la promoción. No se nos dan muy bien esas cosas. Lo artesanal SÍ, lo que requiere de relaciones públicas NO. Por eso creemos que mola trabajar con sellos discográficos o managers. La mayoría de gente tiene una idea muy equivocada sobre estas figuras. En realidad, a nivel underground, tienen la misma relevancia que una banda, hacen una labor importante y, por lo general, también es por amor al arte o casi. Creo que está bien poder trabajar con gente que disfruta de lo que hace y que, además, lo sabe hacer porque es a lo que dedica la mayor parte de su tiempo. Que conste que hablo siempre a nuestro nivel.

¿Existe algún vínculo musical con vuestros padres?
El padre de Llubet toca el piano. Mi abuelo era pianista, pero casi no lo conocí así que no cuenta, además no es mi padre. El hermano de Kike, que tampoco es su padre, tocaba en Telegrama, y su hermana fundó el mítico bar musical Barbara ann (que el mismo Kike regentó durante años) así que de casta le viene al galgo esto del rockanroll.

¿Cómo os veis cuando tengáis 50 años? ¿Creéis que guardaréis algún tipo de relación con la música de una manera activa?
¡Kike es del 74! así que espero que siga con la movida, si no en siete años nos quedamos sin guitarrista!

Sobre Rito Estacional

Las letras de Rito Estacional hablan sobre escombros, sombras olvidadas, horrores sin nombre, furias e injurias, vasos rotos, ilusiones que arden…  por no hablar de la cita de Vonnegut sobre el bombardeo de Dresden… aunque luego, en la última canción decís que “Consagramos un final feliz (…) siempre hay un lugar donde pertenezco” en un tono más optimista ¿Qué os pasa? ¿Por qué primero tanta oscuridad y luego eso? El otro día nos comentabais que habíais planeado el disco como un concepto, con un hilo conductor, que tuviera sentido en sí mismo. ¿Cuál es ese hilo conductor? ¿Y cuál es ese final feliz del que habláis, si es que existe?
El disco habla del conflicto como motor del cambio, del crecimiento personal. La idea era narrar las diferentes fases de un posible conflicto a través de diferentes voces. Cada canción es una pequeña micro historia. Vamos desde la inquietud, la sospecha, el inconformismo, el pesimismo, la desesperación y la incomodidad de los primeros temas, donde las cosas empiezan a ir mal, al conflicto propiamente dicho: esa pelea, esa guerra, la ofensa, la venganza, las represalias, lo violento vaya; y de ahí pasamos a la introspección, al análisis, la auto crítica, la culpa, el perdón y la aceptación, para concluir que todo esto es así porque la vida es así y que, al final, todo lo escogemos nosotros y que puestos a escoger pues mejor tomar conciencia del proceso y buscar el final feliz, el que nos de la gana.

El disco habla del conflicto como motor del cambio, del crecimiento personal. La idea era narrar las diferentes fases de un posible conflicto a través de diferentes voces. El disco es oscuro porque no hay luz sin oscuridad, porque la oscuridad está ahí rodeándonos a diario. Aun así, el mensaje final es positivo, la idea final es bonita

Todos en la vida nos encontramos con un jefe gilipollas, un compañero de curro o un vecino insoportable, un novio o novia que te “jode la vida” o algo similar, todos vivimos discusiones desagradables, peleas, rupturas y demás. Podemos pasarnos la vida despotricando contra esas personas, jugando el papel de víctima o entender que nosotros seguramente también habremos sido unos capullos con alguien y que habremos jodido también a alguien (querido o no, queriendo o no) y que ese es el baile, que sucede constantemente como un ritual íntimo (o público en algunos casos) que repetimos varias veces a lo largo de la vida y que la gracia podría consistir, tal vez, en entenderlo, aceptarlo y hacer algo bueno con ello: aprender. El disco es oscuro porque no hay luz sin oscuridad, porque la oscuridad está ahí rodeándonos a diario. Aun así, el mensaje final es positivo, la idea final es bonita.
Suena a sobrada pretenciosa máxima y no sé si hemos conseguido nuestro objetivo narrativo (la sensación de meterse en camisa de once varas me ha perseguido desde el primer día) pero le hemos puesto mucha intención y lo hemos disfrutado mucho. Me gustaría creer que cualquiera que preste algo de atención puede llegar a empatizar con esas letras y llevarlas a su terreno, hacer una lectura según su experiencia personal. Al final no nos hemos inventado nada, está todo ahí todo el tiempo. Es un disco muy dramático que pretende desdramatizar… ¡ahí, a saco con la paradoja! El próximo será de corte cómico, prometido.

El disco tiene un sonido muy potente, con unos temas y una producción muy trabajados ¿Cómo os planteasteis la grabación? ¿Tuvisteis claro a eric Fuentes como productor desde el primer momento?
Pues fue Albert de Bcore quien nos sugirió a Eric como productor. El primero de Cala Vento nos llamó mucho la atención a los tres y, de alguna manera, ya nos rondaba la cabeza la posibilidad. Hablamos con él y nos sentimos cómodos así que seguimos adelante con ello. Estamos muy contentos con su trabajo, a mi me ayudó muchísimo con la voz, a pillarle el rollo a lo de cantar: subió los temas de tono y me exprimió a muerte. El resultado me sorprendió a mi más que a nadie. Teníamos ganas de que alguien nos diera una mano en la producción y la verdad es que nos lo acabamos pasando muy bien, la mejor experiencia de grabación que hemos vivido hasta la fecha, recomendable al 100%. Nosotros traíamos nuestro sonido ya de casa pero él le ha dado el flow final.

El otro día hablábamos con Jordi de BCore y coincidimos en que el disco, sonaba a punk y a post-punk, pero no era ni muy “inglés”, ni muy “americano” sino como entremedio de los dos: ¿Podríamos hablar (atención: chiste malo) de un “sonido Azores”?
Jajajaja..bueno, yo creo que se puede hablar de un sonido peninsular. En los 80 sucedía mucho, tenías a todas esas bandas que flipaban con lo que les llegaba pero que eran incapaces de reproducirlo sin distorsionarlo, sin deformarlo. Es como si estuviera en nuestro código genético. Parece que ya hace un tiempo que aquí se empezó a hacer todo más como se venía haciendo fuera, el ejercicio de estilo se fue “perfeccionando” y podías ser preciso en la definición de las cosas. Nosotros rompimos una lanza en favor de la inocencia y la espontaneidad de antaño, nos dejamos llevar por todo lo que nos ha gustado desde siempre sin concretar, sin limitarnos. El resultado es algo a medio camino entre millones de cosas que no tienen nada que ver pero que suena coherente (espero).

La vergüenza ajena era el monstruo final, ¡la temía por encima de todo! Pero al tiempo te das cuenta de que no pasa nada, que a la gente se la pela y que el mundo está plagado de temas horribles, con letras horribles y voces horribles y sigue girando. Así que nada, me puse con ello, a contribuir

Dos terceras partes del grupo habéis estado en un grupo instrumental como The Tiki Phantoms. ¿Como ha sido lo de poneros a cantar y hacer coros así de repente?
Uf, pues ha habido de todo: entusiasmo, vergüenza, desesperación… La verdad es que es más difícil de lo que puede parecer, yo no lo había hecho nunca antes y no sabía ni por dónde empezar. La vergüenza ajena era el monstruo final, ¡la temía por encima de todo! Pero al tiempo te das cuenta de que no pasa nada, que a la gente se la pela y que el mundo está plagado de temas horribles, con letras horribles y voces horribles y sigue girando. Así que nada, me puse con ello, a contribuir.

Carlo: Recuerdo que en los primeros conciertos de Nueva Vulcano Artur cantaba así muy flojo y se hacía bajar la voz por mesa. Supongo que le daba corte lo de cantar en castellano y que se entendiera todo, después de tantos años de cantar en inglés con Aina. ¿Te ha pasado algo así a ti? ¿Es por eso que la voz la habéis grabado distorsionada?
¡Por supuesto que si! Eso es cosa de la vergüenza ajena de la que hablaba antes, te obliga ha hacer cosas así: ¡baja la voz! ¡es un instrumento más! etc. En el primer disco la voz no se entiende nada, en este hemos intentado dejar las cosas mas claras. Eric tuvo claro que la voz tenía que estar más presente y nadie se opuso, la verdad es que ni siquiera yo he tomado ninguna decisión sobre la producción de la voz, le dejamos hacer a él. No la oigo tan distorsionada, creo que se entiende bastante bien. Igual es porque la comparo con la del primero.

Podéis escuchar a Runa aquí y comprar sus discos en este otro sitio.


Uri Amat (Barcelona, 1973)

Lleva pisando estos campos del Señor desde hace más de 40 años. Su larga “militancia” en el underground empieza en su pre-adolescencia, cuando empieza a editar fanzines con su hermano mayor bajo los nombres más estrafalarios: Rowed Out!, Hangover y La Escuela Moderna son algunos de ellos. También ha estado implicado en otras publicaciones en las que, incomprensiblemente, le han dejado colaborar: la revista de tendencias AB, el fanzine Absolut de BCore y su posterior encarnación digital o el blog Gent Normal, entre otros. Nunca le han pagado ni un céntimo por ninguno de sus artículos o entrevistas. Pero como decimos en catalán: “ací caic, allà m’alço”. Actualmente se dedica, cuando sus retoños se lo permiten, a ir a trabajar en bicicleta, visitar bibliotecas y beber en bares de viejos. Éstas (bicis, bares y bibliotecas) son las tres “B” básicas de la ciudad utópica fourierista en la que ingenuamente cree vivir hoy en día, mientras a su alrededor todo se derrumba.