Gran Veta

Betunizer

Ref: BC.248
Release date : 10 January, 2013
Format: CD, LP, Digital

LP SOLD OUT

En una conversación que se alargaría hasta las cuatro de la noche, el maestro Daniel Higgs nos enseñó el camino: Lo que importa de un grupo no es que sea innovador, sino que tenga personalidad. Lungfish -el grupo en el que cantaba Higgs- son el grupo perfecto para ilustrar esta idea. Esplendor Geométrico. Ali Farka Touré. Y, por supuesto, Betunizer. Partiendo de unas premisas estilísticas que revelan un ADN fuertemente marcado por el post-hardcore, el punk y el noise rock, el trío de Valencia ha ido dando forma a un memorable libro de estilo que no tiene rival en el mundo. Van a por todas. Ganan. Te dan de collejas, te escupen en los zapatos y te roban la cartera. Su forma de vida es ser los putos amos, en todos los conciertos, en cada disco. No tienen ningún problema en enriquecer su discurso con The Ex, Za!, Unicornibot, Sonic Youth, No More Lies o Jesus Lizard -y pagar tributo en sus canciones-, pero en realidad no hay nadie como ellos. Daniel Higgs estaría de acuerdo en que no se puede decir nada mejor sobre un grupo: no hay nadie como ellos.

El tercer disco del grupo después de Quien Nace Para Morir Ahorcado Nunca Morirá Ahogado (directo, visceral) y Boogalizer (sexy, incandescente) reúne todo lo que ha hecho grande a este grupo (sección rítmica imparable, compleja y funky al mismo tiempo -a cargo de Marcos Junquera (baterías, percusión) y Pablo Peiró (bajo)-; la urgente y sarcástica manera de cantar de Jose Guerrero (responsable además de las guitarras, llenas de groove y rugosidad), con esas letras y títulos tan Betunizer; unas composiciones que se inflaman y explotan en el momento menos pensado) y lo presenta de una manera más compleja y elaborada, menos alocada (aunque siguen habiendo momentos en que la azotea se llena de fuego y reina el desenfreno más primario). Como cuando Talking Heads entraron en su etapa Fear of Music, pero sin perder visceralidad: sería absurdo decir que Betunizer han madurado y están haciendo canciones más cerebrales, pero sí que es cierto que Gran Veta es su disco más equilibrado y en el que aparecen algunas de sus mejores canciones. Los que crecieron escuchando punk rock matemático gafotas podrán hartarse de contar escuchando Gran Veta y los amigos de lo negrata que sólo buscan música que te haga querer follar también disfrutarán con el disco. Los aficionados a los sonidos contemporáneos y modernos se encontrarán aquí como en casa; un troglodita teletransportado por error a uno de sus conciertos también. Betunizer suenan negros y blancos a la vez. Modernos y ancestrales. En Gran Veta hay para todos. Jolgorio, ritmillos, latigazos. Arte.