Radiopharm

Familea Miranda

Referencia: BC.284
Fecha de lanzamiento : 3 marzo, 2016
Formato: LP, Digital

Algunos grupos se encierran en el local de ensayo, dan forma a un repertorio y se encargan de buscar un sello, un manager. Su objetivo es aparecer en algún festival. Otros, en cambio, intentan desarrollar una manera distinta de hacer las cosas, involucrarse en una comunidad, participar en un proyecto común. En Europa hemos tenido la suerte de disfrutar a Sabot o The Ex (en EEUU serían Fugazi) como padres espirituales de esta ética de trabajo creativo que más tarde ha tenido continuidad en grupos como Shield Your Eyes, Pneu o Don Vito. Son pequeñas
anomalías en la historia de los grandes nombres, pero muy impor- tantes para algunos de nosotros. Familea Miranda echaron a andar en Chile (formados en 1999 de las cenizas de bandas como Supersordo, Políticos Muertos o Insurgentes), inspirados a nivel ético y estético por todos los grupos que mencionábamos más arriba. Unos años después, concretamente en 2007, trasladan su centro de operaciones a Barcelona, hasta hoy. La biografía del trio es de ésas que causan respeto y admiración: más de seis LPs publicados, giras por Europa y Sudamérica (en Chile, donde el año pasado hicieron diecisiete fechas en treinta días, son recibidos como auténticos héroes), conciertos junto a gente como Man… or Astroman?, No Means No, Sabot o The Ex… Ellos son la clase de grupo que se ha construido concierto a concierto, ensayo a ensayo, algo que uno percibe muy rápidamente cuando los ve tocar en directo. Detrás de Familea Miranda hay pasión pero tam- bién mucho, muchísimo trabajo (lo mismo que sucede con Betunizer, Picore o Za). Muchos kilómetros recorridos en furgoneta, cientos de horas en el local de ensayo. Su nuevo LP, “Radiopharm”, fue grabado y mezclado por el propio bajista del grupo, Milo Gomberoff, en los estudios LPM de Barcelona y masterizado por Norman Nitzsche en Calyx Mastering, Berlin. Se trata del primer disco que el grupo graba con su más reciente formación, en la que -además de Milo y Katafú, base estable de Familea Miranda- encontramos al batería catalán Alex Farré (ex- componente de los añorados Parmesano). Parece que tras el paso de distintos baterías por los Miranda, Alex va a ser el definitivo. No es ninguna sorpresa comprobar que “Radiopharm” confirma lo que ya sabíamos sobre ellos, mantienen intacto ese punch post-hardcore impulsado por unas letras que no rehuyen el comentario social y emocional. Se hace inevitable pensar en Shellac, The Jesus Lizard o No Means No, mover el esqueleto, apretar mandíbulas, sumar y restar, alquitranar, asfaltar. Quizá el momento más desen- frenado del disco sea “Guerra Nuclear”, un homenaje-revolcón a Sun Ra en el que participan nada menos que Papa Dupau y Spazzfrica Ehd de Za, Ondrej Jezek (de la banda checa OTK), Marco de Above the Tree, Jose Mascarpone de Betunizer, Ubaldo, Abobinable y Marta Naudí a las voces y Edu Circonite a la guitarra. Un paso más en el devenir de este pequeño gran grupo rebosante de kriptonita y fuego.