Puerto Príncipe

Alberto Montero

Referencia: BC.244
Fecha de lanzamiento : 7 enero, 2013
Formato: CD, LP, Digital

LP SOLD OUT

La ciudad de Puerto Príncipe da nombre a una calle de Barcelona donde reside desde hace unos años Alberto Montero, extraordinario compositor, cantante e instrumentista de origen valenciano que ha escogido este topónimo para titular de forma genérica su recién disco editado por BCore en 2013. Para quienes estén familiarizados con su música, sabrán de sobras que se trata de uno de nuestros mejores músicos de folk cuya premeditada discreción y enorme creatividad se compenetran para dar vida a un microuniverso en el que tienen cabida multitud de estilos que van del jazz a la psicodelia pasando por ritmos latinos, y donde se mezclan referencias variadas que le ayudan a expresarse con gran sensibilidad y una extraordinaria belleza tanto sonora como literaria.

Alberto Montero nació en Valencia y se crió en el Puerto de Sagunto. En el año 2000 forma una poderosa banda de psicodelia llamado Shake con los que graba dos álbumes titulados Let Me Wear The Morning Sun (2005) y Twilight Sleep (2009), editados ambos por Greyhead, discográfica que edita sus siguientes trabajos. En 2008 saca un disco a su nombre en el que potencia su vertiente más folk sin perder los elementos lisérgicos que distinguen sus composiciones. En 2009 se traslada a Barcelona y con los Shake disueltos, continúa su carrera en solitario con un nuevo álbum titulado Claroscuro (2011) en el que la ciudad catalana y las inquietudes consecuentes a empezar una nueva vida, adquieren un considerable protagonismo. Alberto canta por primera vez en castellano y en ese segundo álbum introduce sensuales elementos latinoamericanos que se suman a su completo y original abanico creativo. El disco cuenta con la colaboración de Jesse Sparhawk, de la banda de folk progresivo Fern Knight.

Puerto Principe se grabó casi todo, entre el 28 de marzo y el 4 de mayo de 2013, en el mismo estudio que Claroscuro, El Sótano de Dani Cardona, en Valencia; y una parte en Manlay Studio, feudo del guitarrista de la banda que le acompaña, Román Gil. Ha sido masterizado por Enrique Soriano en Crossfade Mastering, de Valencia, y la producción ha corrido a cargo del propio Alberto y Román Gil que también se ha encargado de percusiones y bandoneón. El resto del grupo que grabó el disco estuvo integrado por Marcos Junquera a la batería y Xavi Muñoz al bajo. También ha contado con la inestimable colaboración, en algunos de los temas, de Pau Rodríguez PapaDuPau (Za!) a la trompeta, e Isabel Fernández Reviriego (Aries, ex-Charades), voz y coros; más Maya Fernández, flauta; Olga Beltrán, viola; Sonia Beltrán; cello, y Andrés Calatayud, violín. Destacar también que la portada es obra de El señor Gómez y la srta Swallow.

El nuevo disco de Alberto Montero está repleto de rincones sorprendentes, entre pasajes melódicos que rezuman pasión a raudales, y modulados por una rítmica multiétnica. Emerge con un magnífico instrumental, titulado como el álbum, a modo de sinfonía onírica preludio de una encantadora noche de verano. Se suceden los vaivenes del alma entre arpegios serenos y recorridos de percusión misteriosa en Para nada, perfilando momentos hipnóticos en el hoy y ayer. En el álbum transita por su cabeza toda una manada de árboles, buscando la niñez en el mundo del Rey Monkiki. Alberto nos arrulla con el sol del mediodía, y nos invita a jugar al olvido, mientras recorre el camino tocando madera por el bosque de la vida. Puerto Principe finalmente se sumerge en la soledad dentro del mar y, a pesar de las indecisiones producto de las filias y fobias, acaba optando por la búsqueda del autoequilibrio vital del que, con toda seguridad, todos nos encontraremos mucho más cerca tras escuchar este fabuloso trabajo discográfico.

Alex Magicpop