Fool the Wise

It's Not Not

Referencia: BC.298
Fecha de lanzamiento : 11 Noviembre 2016
Formato: LP, Digital

Era el 90 aniversario del abuelo y decidió regalar una Biblia a todos sus nietos. Con el libro en las manos y, como me gusta imaginar, una expresión de maquiavélica premeditación en su cara, lo primero que hizo Joel fue buscar las predicciones de su tocayo: todo cataclismos y plagas. Seguramente se sonriera, al ver ahí reflejadas algunas de sus aficiones. Joel a.C. era un pesimista profeta de masas y Joel d.C. lideraba It’s Not Not. No son tan distintos. Si esto fuera la gran novela americana, una Biblia en un cajón le habría salvado la vida, pero este libro en la Barcelona de 2016, en manos de Joel Rojas, es evidente que encontraría las mil maneras de complicártela. Solo en su habitación, con las demos del nuevo disco, las sagradas escrituras y el Garage Band, Joel – sí, también el de Dies Irae- se disponía a una misión superior: burlar al gran sabio a través de sus letras. Después de 9 años en silencio, ¡el espíritu burlón de It’s Not Not había vuelto!

Por supuesto, la banda no ha regresado por culpa de la Biblia. Eso no lo habría augurado ni Joel, el vaticinador sacro. Esta introducción és una historieta sin importancia que poco tiene que ver con lo que nos ocupa, a parte de que hay unas pocas referencias a ella en los títulos y letras en algunas de las nuevas canciones (“Resurrection”, “Psalm 69” o “Sacred Meal”), que también hablan de cataclismos contemporáneos, de coleguismo y todo tipo de relaciones. It’s Not Not están de vuelta gracias a la gente de Famelic Records. Los mismos jovencitos a los que habían influido cuando empezaron en 2004, diez años más tarde les instigan a retomar los escenarios como invitados de honor al Festival Hoteler 2014 que, hasta hace poco, se celebraba anualmente en Vic. Para la ocasión, Raul (Tokyo Sex Destruction/Lost Tapes), Piti (Standstill /Catarata) y Joel, reclutaron al gran Eric Fuentes (The Unfinished Sympathy), para que substituyese a Rubén Martínez a la guitarra. Podéis imaginaros el resultado, ¡una vez juntado este cuarteto de menestrales del rock!

Después de esa actuación, que ponía un broche de oro a este circulo vital, se disparó todo: más conciertos, más ensayos y el apetito por componer nuevas canciones, que cocieron durante el siguiente verano en una masía de Anoia. Y que luego pasearon por infinitud de estudios de grabación hasta que su triki trake punk quedo convertido en otra cosa; o quizás en la misma, pero más buena, como esa paella de verduras que te comes el día después, y que sabe a las mil maravillas. Ese “Hardboiled Rice” (primera canción del debut de It’s Not Not) que te sale cada vez mejor con el paso del tiempo, como cantan en “Sharp and Gold” (última canción de este trabajo). ¡Se cierra otro círculo!

En una banda donde prima la lucha de fuerzas de cuatro portentos nacionales, han conseguido que Fool the Wise (2016) se mantenga hegemónico. Un delirante equilibrio en tensión, como Philippe Petit aguantando el tipo entre las torres gemelas. El secreto está en la base, en la complicidad entre batería y bajo, que construyen ese endiablado maelstrom entorno al cual bailan la voz y la guitarra, ambas mutables y melódicas, intercambiándose los roles, compartiendo protagonismo. ¡Y los coros! Esperen a escucharlos en directo. Es una formación que ha pasado del lo-fi al hi-fi, para que oigas mejor ese mensaje que sueltan, escudándose en la carcajada (ya sabéis, eso de falling and laughting):

Se acerca el fin del mundo.
¿Qué hacer?
Bailemos.

Si algo lleva haciendo It’s Not Not, desde que fraguaron en la escena en 2004, es reírse de todo y de todos. Porque con su fino –y a veces cafre- sentido del humor, no han ido hilando una gran broma, sino una enorme trampa para los que creen que el arte es seriedad y oscurísimo. Entren y escuchen, tras su aparente festividad hay muchos matices.