Flashing Light

The Lions Constellation

Referencia: BC.174
Fecha de lanzamiento : 4 enero, 2009
Formato: CD, Digital

No sabemos quien tuvo la brillante idea de denominar con el vocablo “shoegazer” aquel músico que aparecía en escena con la cabeza baja, mirándose los zapatos en lugar de al público. Tampoco diremos si el término nos parece adecuado o no. Pero si que nos parece apropiado a la hora de hablar de The Lions Constellation. Y no porque se miren los zapatos, sino porque sus influencias son fundamentalmente las de bandas de ese estilo. Bandas que no basan su discurso en la extroversión, en la explosión en directo, en el discurso frontal con su audiencia; más bien bandas que se sumergen en un estado de catarsis cuando dejan que el feedback de sus amplis llene la atmosfera de la sala, cuando dejan que la oscuridad se adueñe del ambiente y, a través de una muralla de sonido, enhebran su discurso con serenidad misteriosa, haciendo que el oyente se deje llevar por los decibelios en una especie de trance ensoñador. Eso es lo que nos ofrecen The Lions Constellation: poesía oscura y ruidosa, elegante y sutil, monocromática y atmosférica. Beben de maestros como The Jesus and Mary Chain o My Bloody Valentine, aunque también Spacemen3, Ride o 13th Floor Elevators, sin olvidar que el background punk/soul/garajero de sus miembros da un giro muchas veces inesperado al entramado de distorsión guitarrero. Un cruce entre el hippismo y la psicodelia de los ’60 con el indie de los ’90. Y es que sus miembros no aparecen de la nada: el grupo gira alrededor de la figura de dos hermanos: RJ Sinclair, voz de Tokyo Sex Destruction y bajista de It’s Not Not, y Graham, conocido Dj de la noche barcelonesa, residente en la sala [2] del Apolo. Junto a ellos, P. Arthur y J.Robert, nos hipnotizan y nos hacen balancear la cintura de un lado a otro sin que nos demos cuenta.