Formación

Joel: voz
Ruben: guitarra
Raul: bajo y voz
Piti: batería

Grabado

Grabado por Jordi Colomer en los estudios Infusiones Musicales de Masnou.
Mezclado y Masterizado por Santi Garcia en Ultramarinos Costa Brava.

Bound For The Shine

It's Not Not

Referencia: BC.151
Fecha de lanzamiento : 10 enero, 2007
Formato: CD, LP, Digital

Disco a disco, It\’s Not Not se están convirtiendo en uno de los grupos más apasionantes del panorama independiente nacional, ya que, manteniendo siempre una actitud inconformista, rabiosa, punk para algunos, avanguardista para otros, con cada disco que han facturado han hecho un paso adelante hacia una complejidad técnica y una hipercreatividad compositiva de primerísima calidad. Mientras unos entienden el punk como una visión simplista de la música, dónde la protesta es la falta de artificio (y de ideas), u otros lo conciben como una moda revivalista a golpe de sintetizador escacharrado y bailongo, para ellos es un compromiso con lo políticamente incorrecto, incluso para el mismo punk. Nunca son previsibles, nunca son académicos, nunca son duros ni fashion, probablemente porque van un paso más adelante que el resto. Su debut, Giving everything (BCore, 2004) y su continuación, No time for jokes (BCore, 2005), fueron escalando posiciones en nuestro ranking particular de discos de cabecera, con canciones maravillosas que primero se esconden en un aparente caos, que solamente deja de serlo cuando un par o tres de escuchas hacen que tu oreja se adapte a su complejidad de ritmos, estructuras y armonías. Porque probablemente ninguno de sus temazos sea carne de iPod para los adolescentes a quienes la MTV ha enseñado que punk significa llevar patinete y enseñar los calzoncillos Calvin Klein, mientras que para los que ya hace tiempo que tenemos pelos en el bigote es un gustazo poder redescubrir como se puede jugar sin reglas, sin patrones y sin ropitas de marca. Joel (voz y showman incomparable), Ruben (guitarra y genio de los arreglos, dándoles ese sonido tan indescifrable e indefinible), Raul (bajo y, en este disco, segundo vocalista con más presencia que nunca) y Piti (batería y motor indiscutible con su personalísima concepción de la síncope), son ahora mismo la realidad más auténtica de una escena punk que se ha diluido aquí y allá en reciclaje comercial o en cazurrismo ilustrado. Su background: el hardcore (como con algo de nostalgia reivindican en Fuckin’ bullshit- no en vano la militancia de Joel en los viejos emocoreros Dies Irae y la de Piti todavía en Standstill desde sus tiempos más duros), pero tambien, como en Pills and coffees el pop añejo (que tanto gusta a Raul – el mismo Raul que canta en Tokyo Sex Destruction junto a Ruben). Y un sinfín de recursos, como la locura al estilo No Means No de la vital y energética Outerspace, o las atmósferas etéreas de Snake’s tongue, o el riff Led Zeppeliano pasado por el turmix de la modernidad en Run for your life, pasando del amor al indie más redondo en Comes and goes al caos más infernal en Do not enter the wood alone, sin perder nunca el desparpajo de sus discos anteriores, como en Sorry I’m in love, ni la elegancia propia de un Marvin Gaye en Too late. Pero más allá de backgrounds, de militancias y de escenas, lo que une a estos cuatro genios es el amor por la música, tenga el origen que tenga, moderna o antigua, agresiva o relajante. Y cuando esa es la premisa, no se puede sino hacer discos tan interesantes, llenos de matices, de texturas, de ritmos, de rabia, de sentido del humor, de riqueza y de vitalidad como éste.