Formación

RJ Sinclair: voz, guitarra
RR Sinclair: guitarra, voces
SF Sinclair: bajo, voces
JM Sinclair: batería, teclados, sitar, voces

Grabado

Producido por Santi Garcia en los estudios Ultramarinos Costa Brava de Sant Feliu de Guíxols

5th Avenue South

Tokyo Sex Destruction

Referencia: BC.125
Fecha de lanzamiento : 6 enero, 2005
Formato: CD, LP, Digital

LP SOLD OUT

Aun desde nuestra posición de fans declarados de TSD, admitimos que, después de Le red soul communittee (10 points program) (Bcore, 02), The big red box for the syndicate of emotions (Bcore, 03) y Black noise is the new sound (Bcore, 04), quizás ya estábamos acomodados respecto a su sonido, su manera de hacer canciones, su estilo directo, simple, incisivo, con el riesgo de reiteración en el que puede caer un grupo si no posee sensibilidad para el cambio y la reinvención. Pero este 5th Avenue South realmente nos ha sorprendido gratamente hasta a nosotros, porque la amplitud de registros de la que los de Vilanova hacen gala es verdaderamente refrescante. Así pues, nos encontramos ante el disco más variado de Tokyo hasta la fecha, en un ejercicio de renovación que la banda ha sabido realizar con enorme talento y sentido del riesgo, puesto que podían haberse enquistado en el propio éxito de su fórmula punk-garajera que tan buenos resultados les ha dado hasta la fecha. Mientras canciones como F***U o I can’t wait nos recuperan el sonido clásico de la banda, es en cada una de las 6 restantes donde podemos encontrar una gran variedad de registros, como los que aportan los magníficos vientos en Prisioners of our ideas, o las voces femeninas en Song to apologize y One more sunday, donde tambien sale a relucir la vertiente más psicodélica del grupo, vertiente que encuentra su apogeao en la semiinstrumental Good morning, dirigida por un reluciente sitar encima de una base acústica. Además, L.U.V. is the feeling y Tonite nos desvelan unos Tokyo inéditos; intimistas, sensuales y mostrando una sensibilidad que no nos esperábamos de un grupo que nos tenía acostumbrados a un cañonazo tras otro. En definitiva, los chicos de Tokyo nos traen su mejor disco hasta la fecha, y abren las puertas a nuevos caminos que sabemos a ciencia cierta que no tardarán mucho en volver a explorar, teniendo en cuenta su capacidad de trabajo, ya no solo en directo, sino en estudio, ya que esta es su cuarta referencia en el corto intervalo de 3 años.